top of page

Valparaíso y Limache: la mezcla perfecta de mar y campo

Actualizado: 26 feb 2019

* Parte la sección "Los locales te guían" - Escrito por Sofía Merino, viñamarina.


Ser el país más angosto del mundo tiene sus ventajas. Una de ellas es que la montaña y el mar están a 200 kilómetros. En 3 horas puedes irte de la nieve de Santiago a la arena de Valparaíso y, si además quieres tomar aire campestre en el camino, entonces Limache es tu parada obligatoria. Toma nota de estos datos imperdibles para que disfrutes de cada rincón de Valparaíso y Limache, dos encantos de la V región que te enamorarán. ¡Bienvenido!



Valparaíso de mi amor

Su nombre ya lo dice todo y es que Valparaíso es eso: un verdadero paraíso. Cerros repletos de casas azules, amarillas, rojas y verdes miran al mar y se inclinan hacia él a modo de reverencia. Algunas te darán la sensación que se están cayendo por la verticalidad del cerro, pero no temas. Es el encanto de esta maravillosa ciudad. Los poetas, pintores y músicos que habitan estas casas se han encargado de que su arte contagie e invada a cada rincón de sus calles. Por eso lo mejor es perderse por ellas y dejarse encantar por el arte urbano y la magia bohemia de este puerto. ¿Un último consejo? Escoge tus zapatos más cómodos. Los cerros porteños pondrán a prueba tu destreza de caminante.


INFORMACIÓN GENERAL


Transporte

  • Desde el aeropuerto: lo mejor es arrendar un auto y desde allí mismo manejar a Valparaíso. En una hora y media estarás disfrutando del aire marino.

  • Desde Santiago: La alternativa más económica es viajar en bus.

  • Dentro de la ciudad: Es recomendable estacionarse a los pies de los cerros y luego recorrerlos a pie. En la Plaza Sotomayor hay un buen párking. Desde ahí puedes caminar hasta el ascensor Concepción para subir a la cima y empezar el recorrido. Los ascensores son otros de los encantos de esta ciudad. No solo por su sencilla y rústica arquitectura, sino que también por las maravillosas vista al mar que podrás contemplar desde aquí.



Alojamiento

Lo mejor es alojar en el Cerro Alegre o en el Cerro Concepción. Así estarás a distancia caminable de todo lo que tienes que visitar.


Comida

Los pescados y mariscos son los favoritos de los porteños. No pierdas la oportunidad de probar un deliciosos y fresco congrio, merluza o reineta.Siempre pregunta por el pescado del día. En cuanto a mariscos, los ostiones y las machas a la parmesana son un must. El gasto promedio por persona es muy variable, pero podrías considerar entre $10.000- $15.000 pesos chilenos (unos 17 euros).


Estadía recomendada: 2 noches.


Mejor época del año para ir

El clima de Valparaíso es muy templado durante todo el año, no hay temperaturas extremas. Pero si te quieres asegurar una vista gloriosa al Océano Pacífico con un día soleado y sin neblina, entonces te recomendamos que vayas en primavera-verano (desde septiembre hasta marzo).


Efectivo o tarjeta: Sí, se puede pagar con tarjeta.


LUGARES / ACTIVIDADES QUE NO TE PUEDES PERDER

Entra a Valparaíso por Errázuriz, es la avenida principal que bordea la playa. Si te gustan los grafitis, entonces tu primera parada será el Museo a Cielo Abierto. Aquí, podrás sumergirte en callejones y escaleras que te encantarán por sus creativas pinturas urbanas. Como todo en esta preciosa ciudad, la vista desde aquí al puerto y a los cerros coloridos es alucinante.

Sigue por Errázuriz y estaciónate en el párking de la Plaza Sotomayor. Justo al frente encontrarás el Muelle Prat, donde puedes coger un precioso paseo por la bahía en alguno de los clásicos lanchones. Ahora ya estás listo para sumergirte en los maravillosos cerros.

Dirígete al ascensor Concepción (no te pierdas el precioso Reloj Turri, un símbolo de Valparaíso. Lo verás justo antes del ascensor). Aquí ya solo déjate perder por las callejuelas. Disfruta de una caminata por el Paseo Gervasoni, donde encontrarás uno de los restaurantes más emblemáticos y más antiguos: Café Turri. Si te gustan los museos, entonces no te pierdas el de Lukas, un reconocido dibujante. La siguiente parada es el Mirador Paseo Atkinson, donde las vistas al inmenso océano Pacífico te seguirán dejando boca abierta. Detente un segundo a mirar la Iglesia Luterana de La Santa Cruz y a la Catedral Anglicana Saint Paul, huellas que dejaron los ingleses en su paso por el puerto entre 1840 y 1914.



Sube por la calle Templeman, donde aparecerán rústicos cafés y deliciosos restaurantes como Pasta e Vino. Por aquí llegarás al Cerro Alegre. Toma el Paseo Dimalow y llegarás a una preciosa zona con dos bares restaurantes perfectos para disfrutar del sunset: El Internado y El Fauna. Sigue sumergiéndote en las calles hasta llegar al Paseo Yugoslavo, donde volverás a encontrar vistas impresionantes y edificios preciosos, como el museo de arte Palacio Baburizza.

El arte urbano es claramente un rasgo de esta ciudad tan única. Si con el Museo a Cielo Abierto no te bastó, entonces toma uno de los tours con Valpo Street Art que desde 2011 lo dirigen los mismos artistas urbanos porteños, quienes te llevarán a las más destacadas expresiones artísticas. Como el que está en la calle Templeman de cerro Alegre que fue pintado por el famoso colombiano Stikfish y que es la cara de una niña de Nepal a quien él mismo le tomó una foto. Es la característica de Stikfish: si te lo topas, te sacará una foto y después te dirá que vuelvas al día siguiente para dártela, pero en vez de tener tu foto, verás tu propia cara pintada en el muro. Okuda de Madrid y Seth de Francia, son otros nombres de famosos cuyas pinturas observarás sobretodo en Cerro Alegre. Quédate hasta el final para disfrutar de la vista hacia el mar desde miradores que se encuentran escondidos en lo alto de los cerros y que pocas personas conocen. Como el que está en el Cerro Cárcel.



No, todavía no has terminado. Te queda una última parada imperdible y obligatoria: el museo La Sebastiana. Fue una de las casas donde vivió el gran poeta chileno Pablo Neruda. Conoce de su vida y de sus versos a través de ella: “Siento el cansancio de Santiago. Quiero hallar en Valparaíso una casita para vivir y escribir tranquilo. Tiene que poseer algunas condiciones. No puede estar ni muy arriba ni muy abajo. Debe ser solitaria, pero no en exceso. Vecinos, ojala invisibles. No deben verse ni escucharse. Original, pero no incómoda. Muy alada, pero firme. Ni muy grande ni muy chica. Lejos de todo pero cerca de la movilización. Independiente, pero con comercio cerca. Además tiene que ser muy barata ¿Crees que podré encontrar una casa así en Valparaíso?”, fueron las palabras del poeta antes de mudarse aquí.

BARES//RESTAURANTES RECOMENDADOS

  • El desayunador: el mejor lugar para empezar el día con un deliciosos y contundente desayuno.

  • Puerto Claro: uno de los últimos estrenos porteños. Es caro.

  • Mar Alegre: es sofisticado, pero atómico. Ojalá puedas reservar en la terraza.

  • Pasta e Vino: es un clásico del Cerro Alegre. Su nombre dice claramente su especialidad. Solo te recomendamos ir en la noche si eres romántico y no te olvides de reservar.

  • Tres Peces: en esta linda casona antigua te prepararán el mejor caldillo de congrio que podrás encontrar.

  • Fauna: disfruta de una de las más lindas y onderas terraza porteñas. Trata de ir a la hora del sunset para que disfrutes de tu Pisco Sour mientras el cielo y los cerros se pintan de dorado.

  • Winebox Valparaíso: No solamente vivirás la experiencia de sumergirte en conteiners, sino que además aquí encontrarás la carta más completa de los mejores vinos chilenos.

  • Bar de Pisco de Cerro Alegre: “Usted está en el primer bar de pisco de la historia de Chile. Como siempre las primeras cosas suceden en Valparaíso”, es el lema de la placa de bronce que está en el frontis del Bar de Pisco de Cerro Alegre. Y es que la ciudad porteña no solo se ha hecho conocida por haber tenido el primer periódico, compañía de bomberos, canales de televisión; sino que también el primer bar de pisco que abrió en 2004. La carta de aquí está dividida en cortos, medios cortos y coctelería. El mejor lugar para disfrutar del clásico alcohol chileno.

  • Verde Absenta: Se dice que Van Gogh cortó su oreja embriagado con este trago y que Hemingway lo describía como una “borrachera lúcida”. Así como éstas, muchas leyendas giran en torno al absenta, ese licor destilado de la planta de ajenjo que, por su efecto de euforia, se ha ganado sobrenombres como hada o diablo verde. Comprueba su efecto tú mismo en el Verde Absenta que se encuentra a dos cuadras de la Plaza Victoria. Escoge el Lehmann Antiqua Formula, que solo puede encontrar aquí porque lo traen de Barcelona y es justamente el que tomaba Picasso en esa ciudad.

  • Espíritu Santo: perfecto para deleitar al paladar después de haber pasado por La Sebastiana, porque queda a pasos de ella.

  • La Caperucita y el Lobo: a los pies del Cerro Florida se encuentra este restaurant de cuento. Anda y comprobarás por qué el año pasado se ganó el premio Cooking al Mejor Restaurante de Regiones.

  • J Cruz M: si de picadas se trata, no te puedes ir de Valparaíso sin haber pasado por este clásico donde te deleitarán con la mejor chorrillana que has probado en tu vida, ese plato tan chileno en que las papas fritas, el chorizo y el huevo danzarán en tu paladar hasta hacerte cantar de alegría.



Limache a la italiana

En esta ciudad de la V Región, a una hora y media de Santiago, hay lugares que te harán sentir como en Italia. Es la herencia de los inmigrantes que se instalaron ahí desde 1879. Siente el sabor de Italia en este entorno del campo chileno. Una mezcla que te será inolvidable.



INFORMACIÓN GENERAL

Transporte

  • Desde el aeropuerto: lo mejor es arrendar un auto y desde allí mismo manejar a Limache una hora y media.

  • Otra opción es ir por el día desde Valparaíso. En auto es media hora y en tren 40 minutos. La gracia del tren es que podrás disfrutar de la vista a los campos y cerros chilenos.

  • Dentro de la ciudad: Lo mejor es moverse en auto o taxi. No hay Uber, ni Cabify.


Alojamiento: Los hoteles boutique con entorno campestre son las mejores opciones. Nuestros favoritos son:

-Hotel Boutique La Caballeriza: ¿Has dormido alguna vez en una caballeriza? Entonces acá vivirás esta primera experiencia. Preciosas piezas ambientadas con objetos ecuestres, tus vecinos serán los mismos caballos y durante el día podrás disfrutar del precioso espectáculo que hacen algunos jinetes cuando practican equitación.

-Villas Toscanas: inspirada en la Toscana Italiana, esta Villas te empaparán de naturaleza. ¿Lo mejor? Cada cabaña tiene su propio Hot Tub.


Comida

Además de las pastas, helados y pizzas italianas, no dejes de deleitar a tu paladar con las exquisiteces chilenas como la cazuela, las empanadas y el asado.


Estadía recomendada: 1 noche.


Mejor época del año para ir

El clima de Limache es muy templado durante todo el año, no hay temperaturas extremas. Pero si te quieres sorprender con los campos floreados de Dedales de Oro y los cerezos en flor, lo mejor es que vayas entre septiembre y marzo.


Efectivo o tarjeta: Sí, se puede pagar con tarjeta.


LUGARES / ACTIVIDADES QUE NO TE PUEDES PERDER

Limache siempre ha sido el lugar de veraneo favorito de los viñamarinos. Su buen clima y aire limpio es una de sus atracciones. Por eso, la gran inmigración italiana que recibió Viña del Mar produjo la instalación de muchos italianos en la preciosa ciudad de Limache, sumergida en el campo chileno. Debido al crecimiento de la población, la ciudad se expandió y por eso que hoy se encuentra dividida entre Limache Viejo y Limache Nuevo (separados por un puente). Tu recorrido puede comenzar por el Limache Viejo. Aquí encontrarás:

· El club: después de la II Guerra Mundial llegó a Limache una ola de italianos, que se reunía en una compañía de bomberos y que luego compró un viejo hotel para convertirlo en el Club Italo Chileno. Allí se juntaban a comer pasta una vez al mes y a jugar bochas. Hoy, puedes ir a probar sus pastas -los panzotti con salsa de nuez y también a jugar bochas (en marzo, octubre y noviembre). Si vas un domingo, escucharás a un músico que canta en italiano junto a un acordeón.

· Dulce Italia: pocos saben que la fábrica de los dulces Merello (clásicos dulces chilenos en los que destacan huevitos de almendras, porotitos de caramelos y gomitas danesas, entre otros) está ahí. Fundada en 1932 por dos hijos de inmigrantes italianos, Adolfo Minardi y Paolo Merello, su tienda está decorada a la usanza de los años 30, con estanterías y vitrinas de madera y baldosas del suelo de la antigua fábrica. Si entras, siempre habrá algo para degustar; y si recorres el local verás una maleta de cuero antigua, que usaban los vendedores para llevar sus muestras a regiones.



Luego, apenas cruces el puente entrarás al Limache Nuevo. Aquí los imperdibles es La Casa-Museo del Nonno: Entrar a la Casa-Museo del Nonno, una especie de museo de la decoración italiana de principios del XX, es viajar al pasado. En 1880 los abuelos italianos de Guillermo Macera llegaron a La Calera desde Génova y luego se trasladaron a esta casa de 2.000 m2. Ahí no sólo verás muebles de mármol, sino que hasta papeles murales importados de Italia. Si llamas a Guillermo (33.2411903), te organizará una visita para contarte la historia de esta casona, donde se hacían grandes almuerzos en familia. Ojo con el mapa de Italia que cuelga de una de las paredes. Es de 1904.


BARES//RESTAURANTES RECOMENDADOS

  • Pavarotti: “Trattoria”, significa que toda la familia cocina. Ese es el concepto de Pavarotti, el local que los italianos Adriano Po y Paola Vaccari instalaron en las afueras de Limache. Rodeado de la calma del campo, en este local de estética cincuentera se come todo fresco y orgánico. De hecho, las verduras que llevan sus pizzas y los huevos de las pastas los compran en campos cercanos. Pruebe los raviolis hechos con harina italiana, hechos con espinaca, zapallo y arroz.

  • La Triestina: Hace 20 años que Ivo se llevó el negocio de su bisabuelo, la heladería La Triestina, de Santiago a Limache. Fundada hace 100 años en Trieste -donde vivía su ancestro-, los procesos seguidos por él, su mujer y sus hijos son 100% naturales: ellos pelan las frutas y luego las revuelven con leche. Hoy tienen más de 80 sabores, algunos inventados por ellos -como el cactus sour- y otros típicos italianos, como el de pasas al ron, el de chocolate Perugina y el de bocado, hecho con yema batida y azúcar.

  • Rancho Carolina: si comida de campo chilena es tu antojo, entonces este es tu lugar. Las mejores empanadas de pino y de queso encontrarás acá. Realmente insuperables. El pastel de choclo y la cazuela son otros dos típicos platos chilenos que no puedes dejar de probar.

  • Fundo Las Tórtolas: Deliciosas carnes y pescados, además de küchenes alemanes encontrarás en este restaurant rodeado de plantaciones de cerezos.

  • Ferienheim: Y si de küchenes se trata, entonces este lugar es un imperdible a la hora del té. Disfruta de estos pasteles alemanes en medio de un fresco parque con enormes Araucarias y Palmas Chilenas.

397 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page